Superman: American Alien. No es otra historia de origen  

Por Raúl Hernández A.K.A. Wakko. Publicado originalmente en Comikaze #35 (verano de 2018)

 

Ambientada en un universo similar al de los ahora extintos Elseworlds, la historia de Superman: American Alien (2015) es idea del multifacético Max Landis, hijo del director de cine John Landis (An American Werewolf on London). Publicada en siete números, cada entrega, dibujada por un artista distinto, narra un momento importante en la vida de un joven Clark Kent, desde el descubrimiento y control de algunas de sus habilidades súper humanas, hasta momentos de madurez que poco tienen que ver con levantar camiones o usar su visión calorífica.

Si lo pensamos bien, en el caso de que nuestras vidas fueran narradas en formato de cómic, no todos los números, arcos y tomos tendrían que verse igual. Así, en esta miniserie tenemos momentos de diversión, de tensión, de preocupaciones y de evolución personal, y eso hace que éste sea un título redondo.

Este no es el Superman que conoces

Casi siempre, el kryptoniano es representado como un héroe sin fallas, quien siempre sabe lo que debe hacer y tiene definidos sus ideales y su moralidad por completo. En American Alien no necesariamente es así, pues vemos la parte más humana de Clark, quien pese a poseer un tremendo poder, no deja de ser un chico de Kansas, lleno de inseguridades, cuyas decisiones suelen tener más peso precisamente por lo que puede hacer para ayudar a los demás.

 

American Alien muestra a un Clark imperfecto, capaz de caer en alguna tentación por pasar un buen rato o simplemente por atreverse a hacer algo diferente. Pero justamente todos esos momentos de toma de decisión son los que hacen creíble que el Superman maduro de este universo tenga una firme línea moral.

Aunque esta historia no presenta en sí la conformación de la Liga de la Justicia, sí mostró a otros personajes del Universo DC. Por ejemplo, Bruce Wayne es introducido como una especie de fantasma, pues nadie lo ha visto en años, pero eso no evita que sus amistades le hagan una fiesta de cumpleaños con una borrachera interminable a bordo de un yate, donde de alguna manera el joven Kent termina haciéndose pasar por el multimillonario y llega a convivir con Oliver Queen (antes de convertirse en Green Arrow).

En esta miniserie también hace una interesante aparición un pequeño llamado Dick Grayson, recién adoptado por Bruce Wayne, y el mismo Batman causa una impresión importante en Clark en el momento indicado.

A su vez, quienes se encargan de darle señas para hallar la dirección sobre su origen son un par de vigilantes espaciales enfundados en trajes verdes, Tomar-Re y Abin Sur, aunque es un peligroso czarniano, Lobo, quien que le explica a Clark lo que sucedió con su planeta y su raza.

 

Lex Luthor, presentado como un joven, exitoso y ambicioso empresario, dispuesto a poner a la sociedad bajo su control (algo así como si Mark Zuckerberg o Elon Musk fueran supervillanos), es quien le da una lección al héroe novato, haciéndolo poner los pies en la tierra  y dándole a conocer que él es un rival al que no podrá derrotar con la fuerza.

El arte es muy variado pero de alto nivel, con el talento de Nick Dragotta (East of West), Tommy Lee Edwards (Marvel 1985), Joëlle Jones (Mockingbird), Jae Lee (The Dark Tower), Francis Manapul (The Flash), Jonathan Case (Batman ‘66), Jock (The Losers) y el fantástico Ryan Sook (Arkham Asylum: Living Hell). La combinación da en el clavo y la trama es narrada de manera perfecta, dándole al mito del Último Hijo de Kryptón una actualización adecuada, lo que hace de esta miniserie una lectura fácil para alguien que jamás ha leído un cómic de Superman, y de algo muy disfrutable para quien ya tiene un camino recorrido en la historia del Hombre de Acero.

Aunque aún pueden rastrearse los números sueltos, recomiendo leer American Alien en tomo recopilatorio, ya que bajo este formato cuenta con contenidos extra como layouts de las páginas dibujadas por los diferentes artistas, bocetos de Ryan Sook para las portadas, o el texto base de Landis, originalmente titulado Superman: Seven Stories.

 

Más textos Comikaze sobre Superman

+Adiós Superman. Hola Superman

+El extraño caso de… Vid y La Muerte de Superman

+La ciencia de los superhéroes

+Entrevista con Jon Bogdanove

 

Author: Raul Hernández "Wakko"

Ilustrador egresado de la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM, ha colaborado en proyectos como el cómic Aventuras Enmascaradas, el webcómic El Bueno, El Rudo, El Malo y El Cacha, la antología de narrativa gráfica 12M, la revista Momento (Tlaxcala), y el webcómic Tiras Reactivas, para Historias de Vida y Azúcas, A.C. Colabora de forma constante con la revista Comikaze, como ilustrador, articulista y diseñador de stickers morrocotudos.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.