Adiós Superman. Hola Superman

Por Raúl Hernández, aka Wakko

 

Es 1997. Se cumplen diez años de la supuesta muerte del Hombre del Mañana, y Tim Crane, reportero del Daily Planet, toca el timbre de la residencia Elliot, donde entrevistará a Lois Elliot (cuyo nombre de soltera solía ser Lois Lane), testigo presencial del evento en el que se vio por última vez a Superman.

Ella le platica cómo poco a poco se acabaron los villanos de peso para Kal-El, cuyas labores se volvieron asuntos gubernamentales hasta la reaparición de algunos de sus antiguos enemigos, que solían ser inofensivos pero ahora estaban convertidos en verdaderas amenazas, lo que obligó al Hombre de Acero a luchar una última batalla antes de desaparecer.

Así inicia Whatever happened to the Man of Tomorrow? (1986), historia de dos partes publicada en las páginas de Superman #423 y Action Comics #583, la cual dio fin al Superman de la Era de Plata. Dado que entonces DC Comics estaba reestructurando todo su universo por medio del megaevento Crisis on Infinite Earths, el editor Julius Schwartz decidió cerrar los títulos del kryptoniano de gran manera para contar con un preludio a la era moderna, pues ya se sabía que John Byrne narraría el nuevo origen de Superman en la miniserie Man of Steel.

 

Schwartz pensó que la persona ideal para escribir la última historia de Superman era quien había escrito la primera: Jerry Siegel. Así que se reunieron en la San Diego Comic-Con de 1985, a la que Siegel había sido invitado, y el cocreador de Superman aceptó con gusto. Desgraciadamente, debido a problemas legales y al poco tiempo que quedaba para realizar el proyecto, el plan no se concretó. En esa misma convención, Schwartz tuvo un desayuno con el escritor británico Alan Moore (que en 1986 publicó la aclamada Watchmen), a quien le contó lo que sucedía. Se dice que Moore brincó de su silla, le puso las manos alrededor del cuello, y le dijo ¡Si dejas que alguien que no sea yo escriba esa historia, te mataré! Y como el editor no quería provocar su propia muerte, aceptó.

¿Y quién mejor para crear el arte de esta historia que el dibujante definitivo de Superman en la Era de Plata? El legendario Curt Swan fue quien se encargó de ello, con tintas de George Pérez y Kurt Schaffenberger, mientras que las portadas fueron entintadas por Murphy Anderson (lo que marcó la última colaboración de la famosa dupla Swanderson). En conjunto, nos presentaron una de las mejores historias de Superman de todos los tiempos, un producto que difícilmente se verá de nuevo. Tal vez lo más cercano, por su similitud temática (darle una conclusión al Hombre de Acero), sea All-Star Superman, de Grant Morrison y Frank Quitely.

 

En este par de números, Moore se encargó de cerrar círculos y atar cabos, y respondió la pregunta de qué sucedería si la identidad secreta de Superman fuera revelada y sus seres queridos estuvieran bajo amenaza. El autor británico involucró a gran variedad de personajes, como Toyman, Prankster o Kryptonite Man (bautizado en México como Kryptonio), a algunos miembros de la Legión de Superhéroes e incluso a Jimmy Olsen y Krypto, y como principales villanos eligió a Brainiac y Lex Luthor. No les contamos más de esta clásica historia de 1986, pero baste saber que Superman usó su Fortaleza de la Soledad como última guarida para proteger a sus seres queridos de un destino fatal.

 

Esto le pasó al Hombre del Mañana

Mientras se cerraba un ciclo en la gestión anterior, llegaba la era moderna a los títulos de DC. John Byrne, con una extensa y exitosa carrera en Marvel Comics (X-Men, Fantastic Four), y quien había colaborado con DC en la miniserie The Untold Legend of the Batman, aterrizó en el sello para reimaginar el origen del kryptoniano en una miniserie de seis números escrita y dibujada por él y con tintas de Dick Giordano. Según Byrne, se trataba de llevar a Superman a lo elemental, mezclando al Superman de Siegel y Shuster con el de Max Fleischer, pero ubicado en 1986.

 

Así, The Man of Steel, contó de nuevo la explosión del planeta Krypton y la llegada del bebé Kal-El (quien realmente nace en este planeta, pues al salir de Krypton era todavía un embrión, lo que hace de Superman un verdadero estadounidense) a la Tierra. En esta versión, Clark Kent no porta el traje de Superman sino hasta que es ya un adulto, eliminando la existencia de Superboy. Clark sabe que tiene habilidades especiales, pero no la razón de ellos hasta que, cuando ya es un joven adulto, su padre, Jonathan Kent, le revela la verdad de su origen.

Así, Clark decide que es tiempo de madurar y hacer algo con esos poderes, pero desde el anonimato. Claro, hasta que se ve forzado a actuar ante mucha gente y sale a la luz la existencia de un ser extraordinario, lo que lo obliga a volverse un personaje público y crear una identidad secreta, junto con un traje rojo y azul confeccionado por su madre, Martha Kent.

Cada número sirvió para establecer puntos clave e importantes de esta nueva versión de Superman, como el  que sus padres adoptivos siguen vivos y que son parte importante de la historia como apoyo del personaje; las razones por las que Lex Luthor lo odia (aquí, Luthor no es un científico loco, sino un multimillonario con deseo de poder y control total) y por las que Lois Lane desprecia a Clark Kent; su primer encuentro con Batman en la era post-Crisis (con una relación tensa, pues Superman desaprueba los métodos del Hombre Murciélago), la creación de Bizarro como clon de Superman, y más.

 

Varias de estas ideas, junto con la disminución del nivel de poder de Superman, así como evitar el uso de otros personajes kryptonianos (hacer que Kal-El en verdad fuera el único sobreviviente de su planeta), venían de aquellos creativos que querían cambios de fondo en DC, principalmente Marv Wolfman, Steve Gerber y el mismo Frank Miller. De hecho, cuando se dio luz verde al proyecto, fue Wolfman quien llevó a Byrne a DC al saber que había terminado relaciones con Marvel en mayo de 1985 y que compartía la misma idea de cómo acercar a Superman a una nueva y exigente generación de lectores.

The Man of Steel es considerado el origen definitivo de Superman a pesar de que ha tenido otros posteriores, como Superman: Birthright (2003), a manos de Mark Waid y Leinil Yu, o Superman: Secret Origin (2009), de Geoff Johns y Gary Frank, por mencionar sólo los más importantes. Para muchos, esta miniserie (actualmente descontinuada) estableció a la perfección los cánones del personaje, aunque DC haya insistido en ser demasiado flexible al respecto en años recientes.

 

 

Datos Comikaze

+En la portada de Action Comics #583, las tres personas al frente del grupo que se despide de Superman son Curt Swan, Jenette Khan (presidente y editora en jefe de DC en esa época), y el mismo Julius Schwartz.

+Al final de Man of Steel, Clark Kent tiene 28 años, dando a entender que transcurren diez años en la miniserie.

+Man of Steel tuvo tres secuelas: The World of Krypton, The World of Smallville y The World of Metropolis, publicadas entre 1987 y 1988.

 

 

Más textos Comikaze sobre Superman

+El extraño caso de… Vid y La Muerte de Superman

+La ciencia de los superhéroes

+Entrevista con Jon Bogdanove

 

 

Author: Raul Hernández "Wakko"

Ilustrador egresado de la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM, ha colaborado en proyectos como el cómic Aventuras Enmascaradas, el webcómic El Bueno, El Rudo, El Malo y El Cacha, la antología de narrativa gráfica 12M, la revista Momento (Tlaxcala), y el webcómic Tiras Reactivas, para Historias de Vida y Azúcas, A.C. Colabora de forma constante con la revista Comikaze, como ilustrador, articulista y diseñador de stickers morrocotudos.

Share This Post On

Trackbacks/Pingbacks

  1. Superman: American Alien. No es otra historia de origen   | Comikaze - […] +Adiós Superman. Hola Superman […]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.