Volver a nacer: el camino del héroe

Por Everardo  Ferrer

born-again-1Diabólico, nombre con el que Daredevil fue presentado en nuestro país, adquirió cierta popularidad entre los viejos lectores mexicanos de cómics, ya que sus aventuras contaron con dos corridas más o menos exitosas entre la segunda mitad de los años 60 e inicios de los 80 del siglo pasado.

La primera de ellas fue por parte de La Prensa, primer licenciatario de Marvel en México, la cual nos presentó Diabólico: ¡El hombre que no teme a nada!, título del que entre 1966 y 1973 publicó 87 números mensuales. El personaje fue retomado en 1981 por Novedades Editores, que logró publicar 79 ediciones semanales bajo el título de Diabólico: Destructor del crimen antes de cancelarlo en 1982.

Fue hasta principios de los 90 cuando volvimos a ver publicadas las aventuras del héroe invidente, esta vez de la mano de Grupo Editorial Vid, que incluyó algunos números de la serie del personaje en las páginas de Punisher: Zona de Guerra, luciendo en la portada el subtítulo Presenta a: Diabólico.

Pero el Diabólico que nos ofreció Vid era muy distinto al que los lectores mexicanos conocimos con las anteriores editoriales, pues presentaba historias más maduras. No era de extrañarse, pues por primera vez en México teníamos ante nosotros el trabajo que Frank Miller realizó con el personaje y con el que ambos, autor y héroe, llamaron la atención del público lector de cómics y de la crítica especializada en la década de los 80.

born-again-2Descenso al infierno

Desde la mitología, la religión y las leyendas tradicionales, se ha sostenido que hay un camino que todo héroe debe seguir, lo que ha sido reafirmado por teólogos, mitógrafos y psicoanalistas en diversos estudios, de los que probablemente El héroe de las mil caras: Psicoanálisis del mito, de Joseph Campbell, sea el más conocido. Esta obra de 1949 afirma que hay tres elementos indispensables para la creación de todo relato épico: separación, iniciación y retorno. Daredevil: Born Again es una clara muestra de ello.

La primera etapa de Frank Miller en Daredevil terminó en 1983, cuando como autor completo ya había encumbrado al personaje y al título. Regresó en 1986 y escribió la que es considerada como la mejor historia jamás contada del Diablo Guardián. Para ese entonces, la serie tenía como artista regular a David Mazzucchelli, con quien Miller no tuvo reparo en formar equipo para crear la historia que nos ocupa. De hecho, el dibujante jugó un papel fundamental en la realización de esta saga, a tal grado que su nombre figura junto al de Miller como creativo, sin señalar quién es el escritor y quién el dibujante. Esto hace surgir una pregunta: ¿habría logrado Born Again el mismo impacto de haber sido obra de Miller en solitario?

born-again-3Desarrollada en un arco que comprende de los números 227 al 233 de Daredevil, publicados durante el primer semestre de 1986, la historia narra la caída y resurrección del héroe, con la traición de un ser amado como punto de partida.

Karen Page, ex-secretaria del despacho de abogados Nelson & Murdock y viejo amor de Matt, había intentado hacer carrera como actriz  de cine, pero al no alcanzar su objetivo terminó trabajando como actriz porno. Ya sumida en la promiscuidad, se volvió heroinómana, y la desesperación por obtener una dosis la llevó a vender su posesión más valiosa. Aunque su cuerpo y su dignidad ya no representaban valor alguno, podía intercambiar algo por la droga que su cuerpo exigía: el secreto de la identidad de Daredevil.

La información obtenida de ese desigual trato llegó hasta Kingpin, quien, a pesar de no haber vencido al justiciero enmascarado, podría hacerle la vida miserable al hombre detrás de la máscara. Para un hombre con el poder de Wilson Fisk fue muy fácil utilizar los contactos propios de su carrera criminal para cumplir sin dificultades los objetivos que se impuso y terminar con la vida pública de Matt Murdock.

En muy poco tiempo, Kingpin logró que las cuentas de Matt Murdock fueran bloqueadas y que el banco embargara su casa, además de que compró testigos que lo acusaran de perjurio. Aunque evitó ir a prisión, Murdock recibió el golpe más bajo que le asestaría el Rey del Crimen al perder su licencia de abogado y con ella la posibilidad de ejercer su oficio. Su infierno personal había comenzado.

El abogado invidente tocó fondo de manera tal que llegó a enloquecer y presentar una conducta errática, un comportamiento paranoide que lo llevó a pensar que todos a su alrededor eran sus enemigos. Incluso tras descubrir que Kingpin era el causante de su desgracia,  atacó a  inocentes, pues creía que estaban al servicio del capo. La manera en que Murdock enfrentó esta guerra psicológica le ocasionó un tipo de muerte simbólica, a la que tuvo que enfrentarse para nacer de nuevo. Kingpin aprendió entonces una fuerte lección: que un hombre sin esperanza, es un hombre sin miedo.

Para leer el resto del artículo, así como el dedicado a Elektra: Assassin, busca Comikaze #31 en las principales tiendas de cómics de México, o pídela al correo enviocomikaze@gmail.com

Comikaze 31 portada única Nuevo formato

 

Author: Everardo Ferrer

Everardo Ferrer es promotor y difusor de la cultura del cómic desde 1994, cuando publicó por primera vez El Factor Mutante en las páginas de la revista Códice Rock. Ha colaborado en las publicaciones especializadas más importantes que se han impreso en México: Súper Cómics, Noveno Arte, Comic Zone y Cenizas: Revista Narrativa Gráfica. Es socio fundador de Comikaze y fue el articulista más longevo de Grupo Editorial Vid, papel que repite en Editorial Kamite.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.