Superman: la era de Brian Michael Bendis (primera parte)

Por Eduardo Cruz Maldonado

 

Durante buena parte de los últimos veinte años, el apellido Bendis se ha asociado en automático a La Casa de las Ideas, Marvel Comics. Gozando de gran éxito en series como Daredevil, Jessica Jones y Ultimate Spider-Man, el originario de Cleveland, Ohio, escaló rápidamente en la editorial, hasta comandar casi de forma unitaria los destinos del universo de personajes. Por lo anterior, fue una gran sorpresa que en noviembre de 2017 se anunciara el contrato exclusivo de Brian Michael Bendis con DC Comics. Meses más tarde se dio a conocer que el creador de Miles Morales tomaría las riendas de Superman, escribiendo tanto el título homónimo como Action Comics. Polémica aparte, todo inició con una miniserie, The Man of Steel.

Desde que la iniciativa Rebirth cambió el rumbo de las publicaciones de DC, haciéndolas recobrar sus elementos más reconocibles, Superman quedó a cargo de Peter J. Tomasi y Patrick Gleason, mientras que Action Comics era escrito por Dan Jurgens y dibujado por una variedad de artistas. En esta época el personaje retomó muchas de sus cualidades características: la verdad, la justicia y el estilo de vida de un hombre de familia.

 

Clark, Lois y el pequeño Jon vivieron grandes momentos, sobre todo en la serie de Tomasi y Gleason, donde el sentido de cohesión familiar era notable. Pero como todo, esta etapa llegó a su fin tras el anuncio de la llegada de Bendis. Los arcos argumentales se cerraron y se dio paso a lo nuevo, ya que el escritor de Cleveland traería de regreso la cabecera que hizo famosa John Byrne en los años 80, con su reinvención del kryptoniano (haz clic aquí para escuchar el episodio del Podcast Comikaze dedicado a la miniserie original de Byrne).

En esta serie limitada de seis números, Brian Michael Bendis hizo primordialmente tres cosas: atar lo mejor posible algunos cabos sueltos, presentar personajes nuevos a desarrollar en meses posteriores y, sobre todo, imprimir un sello diferente al estilo narrativo, cambiando los conflictos familiares y el sentimiento de reintegración que se había manejado por un argumento que involucrara una amenaza masiva, nuevos estatus quo y una conspiración que no se limitará a los títulos del llamado Hombre del Mañana.

La saga mostró la primera aparición de Rogol Zaar, un guerrero imparable y hasta entonces desconocido, quien fue presentado como un probable responsable de la desaparición de Krypton. Al mismo tiempo, Jor-El, en su personalidad de Mr. Oz, regresó para ofrecerle a Superman la oportunidad de darle a su hijo Jon un medio para aprender sobre su legado, mientras este desarrolla y perfecciona sus habilidades fuera de la Tierra. Finalmente, Metrópolis es sede de una serie de incendios misteriosos que Superman debe investigar, lo que lo lleva hacia Melody Moore, la jefa suplente del departamento de bomberos.

 

Ilustrada por los mejores talentos del momento, los seis números de la miniserie son dinámicos, propositivos y atrevidos, pero al mismo tiempo chocan con lo establecido anteriormente y rompen con dinámicas como la de Superboy y su padre, la familia Kent, e incluso los Super Sons (Jon Kent y Damian Wayne). No deja de sentirse como una forma de hacer a un lado a personajes que Bendis no planeaba usar en su historia y, aunque no los eliminó de la continuidad, sí los relegó considerablemente.

The Man of Steel es un título que le queda grande a una miniserie que, a pesar de no ser mala, es insuficiente para lo que se esperaba de este escritor. El estilo Bendis no alcanzó sus mayores virtudes, pues para ello el autor requeriría de más tiempo y de un ambiente donde todo se moviera de acuerdo a sus designios… aunque para los lectores esto significaría acostumbrarse a no ver nunca más a la Familia de Acero tal como la conocieron.

La miniserie termina con un nuevo estatus quo para Superman, quien ahora vive solo en Metrópolis, como en los inicios de su carrera, pero esta vez a causa de la partida de esposa e hijo hacia la aventura espacial, y enfrentando nuevamente la desconfianza de la sociedad, y sin poder librarse de su más nuevo y peligroso enemigo.

Continuará…

 

Author: Eduardo Cruz Maldonado

Licenciado en Comunicación y maestro de inglés,  es aficionado a los cómics desde los años 90 y fanático declarado de Superman. Escritor de historias que nadie ha leído, cantante frustrado de covers y el peor jugador de Xbox que puedas encontrar. Consumidor de teorías de conspiración divertidas, series de televisión y cine comercial. Cree en verdad que un hombre puede volar. 

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.