Comiclásicos: Sí, acepto. El día que Peter y Mary Jane se casaron

Por Miguel Cueto

 

Corría el año de 1987 cuando Marvel Comics nos presentó, en las páginas de The Amazing Spider-Man Annual #21 una historia muy esperada por lo fans: La boda de Spider-Man. ¿Acaso nuestro arácnido favorito encontraría  por fin la felicidad tras tantas tragedias acontecidas en su vida?

 

 

Con guion de David Michelinie, cuyo legado para el personaje es enorme, y Jim Shooter, entonces editor en jefe de la Casa de las Ideas, esta historia no solo nos presenta la boda misma, sino también los momentos previos al evento que uniría a la feliz pareja para siempre… o al menos hasta que en 2007, tras los sucesos de Civil War, Straczynski vino a cambiarlo todo con su One More Day… pero ése es tema para otra ocasión.

Este tipo de historias, además de buscar un incremento en las ventas, suelen ser un evento para los aficionados de cómics, pues implican un paso importante en la vida de sus personajes, y en el caso de Peter Parker no fue la excepción. Habían pasado ya catorce años años desde que los fans sufrieron por la muerte de Gwen Stacy, uno de los personajes de apoyo más queridos de la mitología que rodea a Spider-Man, por lo que seguramente muchos dudaban que las cosas resultaran bien en esta ocasión.

 

La historia comienza cuando Spider-Man enfrenta a Electro y sus secuaces, no sólo porque un gran poder conlleva una gran responsabilidad, sino porque necesita ahorrar lo suficiente para los gastos que vendrán en su nueva vida de casado, siempre y cuando no se arrepienta en el último momento de unirse en matrimonio con Mary Jane Watson, quien sigue disfrutando de su vida como supermodelo y rodeándose con gente del medio.

Esto provoca que el buen Peter sienta algunas dudas sobre seguir adelante, sin duda porque le preocupa la seguridad de la mujer a la que ama, que por su estilo de vida sería un blanco fácil para sus enemigos si alguno de ellos llegara a descubrir su identidad secreta. Por fortuna Harry Osborn y Flash Thompson, los amigos de Peter, lo hacen darse cuenta de su error y lo convencen de seguir adelante con sus planes de matrimonio.

Uno de los mejores momentos de la historia se da dentro de una pesadilla sufrida por nuestro héroe, en la cual se realiza la boda mientras él porta el traje de Spider-Man y entre los asistentes a la ceremonia se encuentran varios héroes y villanos. También hace su aparición el tío Ben, e incluso Gwen Stacy llega para entregar a Peter el anillo de bodas para Mary Jane.

 

El arte de Paul Ryan (Q. E. P. D.) es una delicia para los amantes de las historias clásicas, y la icónica portada del legendario John Romita, en sus dos versiones, prevalece como una de las favoritas y más recordadas del personaje.

Aunque se trata de una historia sin mucha acción, es bastante recomendable, pues no solo concedió un momento de felicidad a Peter Parker, que buena falta le hacía, sino que además aportó un aire fresco a historias posteriores gracias a la dinámica de su matrimonio con Mary Jane, así que si nunca la han leído, los invito a darle una oportunidad.

 

Author: Miguel Cueto

Emprendedor e ingeniero industrial de profesión, pero fanático de la cultura popular y coleccionista de toda la vida. Es amante de tocar el piano y de la fotografía, y aunque cuenta con una carrera en la industria de la manufactura, su verdadera pasión siempre ha sido el arte en todas sus formas, incluido, por supuesto, el llamado noveno arte. Tras iniciar escribiendo reseñas de cine, conciertos y cómics como colaborador independiente para Iotm Radio, con la experiencia obtenida fundó en 2018 su propio proyecto de YouTube y Facebook: Mundo Geek, el cual dirige con el objetivo de fomentar la lectura del cómic y la cultura geek en México y el mundo.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.