Novaro: el coloso mexicano

novaro-el-coloso-mexicano-posterPor Eduardo Arredondo

Hubo un tiempo en que los cómics (o cuentitos, como muchos le llamaban) se encontraban con facilidad en cada puesto de periódicos a lo largo y ancho de este país, y más allá de sus fronteras. Había historietas para todo tipo de publico, con diferentes tipos de personajes, casi todas manufacturadas por una de las mas grandes y míticas editoriales de Latinoamérica: Novaro, que después de ser la delicia de chicos y grandes, cerró sus puertas un día de 1985, tomando por sorpresa a todos sus lectores (y empleados).

Por supuesto que las leyendas urbanas, conspiraciones e hipótesis sobre el cierre de Novaro no se hicieron esperar, pero gracias al director Andrés Pardo y a K3films, que han realizado un documental a partir de carretes de película pertenecientes a la familia Novaro (¡hallados en un tianguis!), varias dudas sobre el génesis, auge y caída de esta casa productora de historietas han sido despejadas.

Proyectado por primera vez hace unos días en una función especial realizada en el Centro de Cultura Digital de la Ciudad de México, el documental Novaro: el coloso mexicano muestra a verdaderas leyendas de la industria comiquera nacional, como Paco Jiménez, Sixto Valencia, Fernando Llera, Gonzalo Martré y el investigador de historietas Manuel Aurrecoechea, quienes comparten sus vivencias al espectador, con el fin de que éste comprenda el sitio que ocupaba el sello en la industria mexicana, la forma en que marcó a la clase media, y la relación que la empresa tenía con la Iglesia y el Estado.

 

novaro-sixtoMención aparte merece el esfuerzo de abarcar las vivencias de dos países más, Perú y Uruguay, representados por un par de coleccionistas de esas latitudes, quienes comparten el significado de las publicaciones de Novaro para Sudamérica. No podemos evitar sentirnos hermanados con ellos, por la forma en que disfrutaban de cada lectura  y por la soledad que experimentaron al saber que la editorial ya no publicaría mas historietas. Tal vez sea aquí donde el documental tiene un punto negativo, pues nunca muestra a un coleccionista mexicano.

 

En general, el documental se va por el camino de la nostalgia, dejándonos la sensación de reencontrarnos con un viejo amigo, atrayendo imágenes a la mente, recordándonos olores y lugares del pasado, de una infancia feliz. Pero Novaro: el coloso mexicano sólo es eso… nostalgia, ya que no maneja datos duros y deja varios huecos vacíos.

 

novaro-docNovaro: el coloso mexicano nos muestra un México que ha quedado atrás. Ya seas amante de los cuentitos o simplemente un enamorado de los tiempos lejanos, se trata de una pieza imperdible. Sólo queda esperar que este trabajo tenga la difusión que merece y logre llegar a las masas.

Nota del editor: tras la proyección de prueba, los creadores del documental han señalado su interés en revisar diversos aspectos de la obra (edición, niveles de audio), con el fin de que su posterior exhibición en festivales de cine tenga una mayor calidad audiovisual.

 

Acá el trailer, por si no lo has visto.

Novaro, El Coloso Mexicano from K3FILMS on Vimeo.

Author: Eduardo Arredondo

De carácter complejo, pero bueno en el fondo, es lector de “cuentitos” desde antes de aprender a leer, un eterno enamorado del noveno arte en todas sus formas, así como un incansable promotor del mismo. Ha dado charlas sobre juguetes, coleccionables y cómics en escuelas, convenciones y alguno que otro evento. Confía más en los perros que en las personas.

Share This Post On

2 Comments

  1. Trabajé en Novaro los últimos cinco años de su existencia, mi jefe en el área de Editorial de Revistas Nacionales, Rubén Sánches Monsivais (primo de Carlos Monsivais) experiencia maravillosa con los cuentitos y cuentotes como “Fantomas”

    Post a Reply
  2. Estoy interesado en reciclar algunos comics o cuentos ilustratados o historietas como seria mas correcto llamarles ya que es imprecindible conservar nuestra identidad con nuestra lengua. Habra publicaciones que yo cuestionaria como las transas del transas o cualquiera de esas denostativas de la dignidad de los personajes, al estilo del chavo por ejemplo. Pero Fantomas, Memin pinguin o Clasicos de la literatura universal serian un verdadero rescate de las cosas mexicanas que nunca debieran desaparecer. Ojala alguien vea en mi comentario una iniciativa viable que seguramente seria publicado en digital ya que es evidente que en papel es incosteable. Atte Rolando BOBADILLA

    Post a Reply

Responder a Laura Rivero Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.