Mi amigo Dahmer, o la fascinación por los asesinos seriales

Por Luis Carreón

 

En fechas recientes nos hemos enterado de crímenes terribles, y cada vez aumenta la frecuencia con la que ocurren, es mayor el sadismo con el que se perpetran, y se vuelven más inverosímiles las razones para cometerlos.

Para quienes viven en México, no es sorpresa que los crímenes estén en aumento, incluso los asociados a asesinos seriales y asesinos en masa, aunque para no espantar a la población nuestras autoridades no acepten esos términos, y en años recientes personajes como el tristemente célebre monstruo de Ecatepec están dejando de ser fenómenos aislados.

En Estados Unidos el panorama parece peor. Una grotesca subcultura de este tipo de personajes es engrosada desde hace décadas por una enfermiza variedad de asesinos, erróneamente ensalzados por el público, lo que los mantiene en un nivel de culto en que gracias al morbo se han vuelto famosos. A los asesinos en serie se les atribuyen características especiales, como inteligencia y audacia, y se alude siempre a su difícil y dura niñez, lo que les ha ganado esa suerte de admiración/repudio.

 

 

Libros, películas, series de televisión e historietas, han dedicado tiempo en contar sus historias, con lo que se han posicionado en géneros como horror, terror y misterio, en los cuales siempre ha importado más vender sangre y atrocidades que la verdad, dando pie a ese mentiroso retrato que nos presenta el amarillismo, mismo que les ha dado su status de celebridades. Es por ello que se agradece lo que hizo Derf Backderf, autor de la novela gráfica My Friend Dahmer (Mi amigo Dahmer).

¿Qué harías si tu esposa te llama por teléfono al trabajo para contarte algo que acapara la atención de los noticieros: la detención de un terrible asesino, acusado de 17 homicidios, y se habla además de actos de violación, canibalismo, desmembramientos y necrofilia? Mientras tu cabeza gira en espiral y asombro al tratar de asimilar la información, te dice además que se trata de un chico con el que ibas al colegio: Jeffrey Dahmer.

Pues eso fue exactamente lo que le sucedió a Backderf.

My Friend Dahmer es un ejercicio catártico de más de 20 años de trabajo e investigación y, como el mismo autor lo menciona, la novela relata los años en que Dahmer y Backderf coincidieron en el colegio Reverve en Ohio, de 1974 a 1978. Se trata quizá de la obra más audaz del autor, un trabajo impecable de investigación que surgió como idea desde que Backderf se enteró en 1991, al igual que muchos otros, de los atroces crímenes perpetrados por Dahmer.

 

Desde el inicio Backderf sabía que existía una historia que no se estaba contando. La prensa ya lo había catalogado como un monstruo depravado, pero el autor aún tenía presente a aquel chico solitario con quien compartió algunas clases. A pesar del título, Backderf y Dahmer no eran amigos, y el autor lo deja claro en su novela, pues él mismo menciona que Dahmer era visto más como una mascota del grupo que como un amigo, y que su interés en él no era malintencionado, pero les parecía gracioso.

A mi parecer, la novela trata de ser un ejercicio del mismo autor para regresar en el tiempo sobre sus pasos y tal vez, sólo tal vez, entender las razones que llevaron a Dahmer a convertirse en tan terrible personaje. La obra contiene pasajes que enmarcan lo difícil que puede ser la vida en la adolescencia. Exclusión, abuso, desinterés, suicidio, adicciones y sexualidad impregnan las páginas de esta obra, situaciones con las que Dahmer debe haber lidiado pero que sin duda no supo cómo resolver.

A pesar de que Dahmer no representa el arquetipo del asesino en serie, de un niño maltratado y violentado, eso no quiere decir que no sufrió sus propios tormentos así que, como lo recomienda el autor y yo mismo lo tomo, debemos compadecernos por Dahmer en esta etapa de su vida, pero una vez llegado al punto sin retorno y después del primer homicidio y los que le sucedieron, no debemos entenderlo ni justificarlo, ya que fue Dahmer quien tomó las decisiones que lo llevaron a cometer las peores atrocidades.

Si estás buscando gore y la historia de cómo el asesino cometió tan horrendos crímenes, esta novela no es para ti. My Friend Dahmer es, a fin de cuentas, una crítica al crimen más grande sufrido por el protagonista: el de la omisión, la inacción de la gente que estuvo a su lado y que por razones inexplicables pasó por alto todas las señales. Para todos ellos, Dahmer fue invisible.

La novela cuenta con un dibujo fuerte, que puede parecer caricaturesco pero retrata fielmente las emociones de los protagonistas. La soledad, miedo y desesperación de Dahmer son ilustradas, por momentos incluso de forma cinematográfica, en grandes secuencias.

En 2017, se lanzó una película basada en esta novela gráfica, bajo el mismo título y con Ross Lynch en el papel de Dahmer, aunque presenta marcadas diferencias en relación a la novela, pues agrega momentos que no suceden en ésta y altera el orden cronológico de algunos otros. Ofrece también elementos ajenos que quizá sirvan a la fluidez de la narración, pero a mi parecer es más recomendable la novela.

 

Author: Luis Carreón

Arquitecto de profesión, es egresado de la Universidad de Ecatepec. Apasionado de los cómics en todas sus facetas, coleccionista, lector asiduo, investigador y estudiante de la historia, amante de la literatura lovecraftiana, escritor amateur y curioso de lo inexplicable, lo paranormal y lo fantástico.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.