El manual del Guerrero Kundalini

Por José Antonio Ritocaster Arzate

 

En los 90, encontrarme con una historieta de Karmatrón y Los Transformables era una especie de premonición que me indicaba de que algo bueno iba a pasarme. Y así sucedía, ocho de cada diez veces. Nunca fui un seguidor constante de la serie, pero sí tuve muchos números sueltos, especialmente aquellos en que aparecía mi Transformable favorito: Estelaris. Recuerdo con muchísimo gusto y nostalgia que me encantaba copiar el estilo y las texturas visuales características del arte de Óscar González Loyo, creador de esta ópera espacial mexicana que sin duda bebe de las aguas de Star Wars. En lo personal, siempre entendí a Karmatrón como nuestro Mazinger Z. Con casi trescientos números publicados desde 1986, Karmatrón y los Transformables sigue viva y sin duda es un referente en la historia de la narrativa gráfica de nuestro país, además de aún ser de interés para los coleccionistas.

Publicado como un compilatorio por el mismo autor y ¡Ka-Boom! Estudio, El Manual del Guerrero Kundalini concentró una de las secciones más gustadas de los lectores de la historieta, pues reunía la mezcla de filosofías en que se basó la historia de Zacek, personaje principal del cómic, quien debe crecer y prepararse para convertirse en un guerrero capaz de luchar contra las fuerzas de la oscuridad. Esto gracias al poder kundalini, una fuerza que vive en el interior de las personas y que se activa a través de los puntos de control conocidos como chakras. Cuando esta energía (representada por una serpiente enroscada en la columna vertebral) despierta, muestra a su poseedor todas las posibilidades del poder cósmico.

 

Bajo esta premisa es que se mueve el universo de Karmatrón, en el que una raza de guerreros kundalinis y los robots Transformables, liderados por Zacek en su forma karmatrónica, deben derrotar a Asura, un guerrero seducido por el lado oscuro (¿te suena?) para liberar de la maldad al universo y llenarlo de energía positiva. Por medio de un mantra sagrado y gracias a un cinturón cósmico, Zacek se convierte en el guerrero Karmatrón, huésped de dones como el viaje astral, la clarividencia y el control de energía, entre otros. Además, Zacek es acompañado por sus maestros espirituales Katnatek y Shilbalam, quienes lo ayudan a conquistarse a sí mismo y explotar todo su poder interior.

El Manual del Guerrero Kundalini conjunta diversas enseñanzas budistas, indias, mayas y de otras culturas, las cuales son un complemento perfecto para leer y comprender a Karmatrón y las leyes cósmicas en las que está basada esta extraordinaria historieta, a la vez que nos ofrece la oportunidad de aprender mucho de nosotros mismos. Leer este volumen es una aventura filosófica muy interesante, llena de referencias culturales, sociales e ideológicas, y aunque estas tal vez no sean tan fáciles de comprender (especialmente entre los más pequeños) es una guía muy adecuada en tiempos de incertidumbre, pues nos enseña  a escuchar con los sentidos y tener una mente silenciosa que nos permita encontrar el equilibrio interior.

 

Como lectores de cómic, acercarnos a lecturas complementarias o teóricas sobre el noveno arte es una responsabilidad que debemos tomar con mucho gusto, especialmente en México. Así que despierta al guerrero que duerme en ti, conviértete en un mensajero cósmico y apoya a la historieta mexicana adquiriendo este libro y compartiéndolo.

La’ yume’ num t’ox muk il in tial (Sí Padre, concédeme lo que se ha dicho, repartir a todos mi energía sin esperar recompensa a cambio).

*****

A la venta en Global Comics

 

Author: José Antonio Arzate

Ritocaster, nacido en 1980 en Cortazar, Guanajuato, es diseñador gráfico, docente y amante de los cómics, los monitos y los dibujos. Ha participado en un par de proyectos editoriales haciendo ilustración infantil y espera muy pronto poder editar un compilado de cuentos ilustrados de su autoría para niños. Mientras, sigue trabajando en un webcomic de humor negro que espera presentar muy pronto.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.