La Comicteca: Sabrina the Teenage Witch

Por Alberto Calvo

 

Los personajes de Archie Comics se mantuvieron prácticamente sin cambios durante casi setenta años, pero valientes decisiones editoriales en la última década resultaron en una renovada popularidad que, por fortuna, se dio de la mano de buenas historias. Tras experimentar con gran éxito en el género de horror, la editorial optó por renovar a los personajes, dejando atrás su atemporal entorno para convertirlos en adolescentes contemporáneos, y Sabrina, la bruja adolescente, no fue la excepción.

 

Chilling Adventures of Sabrina, la interpretación de horror del personaje, tuvo tal éxito que incluso inspiró una serie en Netflix, pero en los cómics no había recibido el tratamiento de actualización que tan bien le funcionó a los chicos de Riverdale. Por fin, el año pasado, apareció Sabrina the Teenage Witch una miniserie (bueno, más o menos) escrita por la talentosa Kelly Thompson (Uncanny X-MenHawkeyeWest Coast Avengers) y con arte del popular equipo formado por Veronica y Andy Fish (Spider-WomanArchie) que atendió la deuda pendiente con Sabrina Spellman.

Para quienes no la conocen, Sabrina es una bruja adolescente que lucha por balancear la doble vida que representa lidiar con el legado mágico de su familia mientras cumple con sus obligaciones escolares. Acaba de mudarse a Greendale, pueblo vecino a Riverdale, en compañía de sus tías, las también brujas Hilda y Zelma Spellman. Los primeros días en la nueva escuela resultan un tanto agitados, pues pronto Sabrina se encuentra no con uno, sino con dos intereses románticos, una rivalidad con la bully local, una posible mejor amiga y… ah, cierto, un puñado de amenazas sobrenaturales.

 

Quizás algunos de los lectores estén familiarizados con el personaje por la serie de televisión de los años noventa, en que era interpretada por Melissa Joan Hart. Si ése es el caso, les tengo buenas noticias, porque mucha de la sensibilidad de esta nueva serie recuerda un poco el tono de la popular comedia juvenil. Pero además lo hace de una forma que se siente fresca y contemporánea, y sin dejar de lado algunos de los aspectos más oscuros que han ayudado a que Chilling Adventures resulte tan popular.

Es difícil leer esto y no sentir inmediata simpatía por Sabrina y los peculiares problemas con los que tiene que lidiar. Después de todo se trata de una chica muy dulce y de buen corazón. Pero quizás lo más importante que Thompson logra establecer desde las primeras páginas es que, más allá de los increíbles poderes que posee, Sabrina Spellman es una adolescente como cualquier otra, que en un momento puede ser la chica más cool y al siguiente llenarse de inseguridad, que puede patear traseros, pero también sentirse confundida y sin idea de qué hacer.

Y una buena caracterización va más allá de la protagonista. Thompson le da personalidades bien definidas a los personajes secundarios que rodean a la joven bruja, desde la inadecuada chica que es víctima de bullying y casi de inmediato se convierte en su amiga, hasta el par de intereses románticos, la bravucona chica que intenta hostigarla desde que pone un pie en el campus escolar, o los profesores en la escuela. Y ni hablar de sus tías y la peculiar forma en que manifiestan su instinto maternal y afecto por Sabrina.

 

En cuanto al arte, se me ocurren pocas opciones tan apropiadas para este título como Veronica y Andy Fish. El trazo es muy limpio y expresivo, el manejo de expresiones faciales es espectacular, y todo el trabajo de diseño, desde los personajes y el vestuario de cada uno de ellos, hasta los escenarios, ya sea las calles del pueblo, el interior de la escuela, el bosque, o la habitación secreta donde Hilda y Zelma guardan todos sus artefactos mágicos, la atención al detalle parece algo improbable en un trabajo tan claro y agradable a la vista.

La paleta de color es brillante y vibrante, lo que termina de redondear el tono del título al representar justo lo que la historia proyecta tanto en trama como en dibujo. Más arriba mencioné que no era exactamente una miniserie, y la razón es que en realidad se trata de una serie regular, pero se programará su aparición por arcos, como si se tratase de una serie de miniseries.

Esto quiere decir que puede haber una pequeña pausa entre una historia y la que sigue, pero sin que ésta afecte al desarrollo, pues aún si la historia global queda en continuación, el “primer volumen” ofrece una historia completa que deja la mesa puesta para la que sigue. El título se está liberando como una serie digital, y el primer arco ya está disponible en un tomo recopilatorio. Actualmente está en curso el segundo arco argumental, que lleva por título Something Wicked.

En resumen, Sabrina the Teenage Witch es una divertida serie que combina drama adolescente con amenazas sobrenaturales y una buena dosis de humor, en un paquete visualmente atractivo y que puede resultar del agrado de lectores de cualquier género y edad, sin importar si están familiarizados o no con alguna de las versiones previas del personaje. Lectura ampliamente recomendada.

Author: Alberto Calvo

Alberto Calvo es escritor, traductor, editor y podcastero con casi 40 años leyendo cómics. Siempre ha sentido curiosidad sobre dónde y cómo se crean los cómics, pero para él lo más importante son las historias. Traduce cómics para Panini Comics México, tuitea como @albion2112, y puedes escucharlo cada semana en comicverso.org o leerlo de forma habitual en hogueradelasnecedades.blogspot.com

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.