Sensacional de El Marambo Cómix: Heredero de “Histerietas”

Por Guillermo Guerrero (@guillermo_ga)

 

La pregunta obligada aquí es… ¿qué demonios es un Marambo? Bueno, pues no lo sé. Es como un diablo azul, con una especie de cuernos u orejas. Tiene cuatro ojos, pero de lado solo se le ven dos. Como Peppa Pig, vaya, aunque estoy seguro que si José Luis Pescador, el autor de este cómic, sabe que dije eso, me va a colgar. Digamos que es un ser flacucho que vive en Guanajuato (el Marambo, no José Luis) y cuyas aventuras transcurren entre callejones y túneles.

¿Tiene poderes? Pues no. O no lo sé. ¿Vive en nuestra realidad? Tampoco lo sé, porque se enfrenta a jitomates genéticamente alterados y a elotes gigantes, pero al mismo tiempo va al Cervantino con su mochila al hombro. En el cómic también aparece Superman, Stanley Kubrick, Salma Hayek o Alfred Molina. En una de sus aventuras tiene una especie de sidekick, que es el Chico Zapote, pacheco y cool. Globos de texto que van a requerir toda tu atención ya que a veces saltan de un lugar a otro o se salen del cuadro. Una pachequez.

Y con todo esto, debo decir que odio a José Luis Pescador. Quienes conocemos su trabajo sabemos que es un virtuoso del dibujo, que seguramente nació con un lápiz en una mano y un pincel en la otra. ¡Ah! Porque también hace acuarela. Su dominio de la anatomía le permite hacer deformaciones impensables en sus personajes y perspectivas que pocos artistas logran. Y el maldito lo sabe, ¡Lo sabe! Por eso se ríe de nosotros, con su mezcal en la mano rellena cada espacio de sus viñetas, detallando cada una de las construcciones de la capital guanajuatense hasta llegar al extremo del barroquismo. Uno no sabe si leer la historia o clavarse en la textura. Para quienes dibujamos monos de palitos, no entendemos cómo puede dibujar tanto. Lo odio, les digo.

 

Sus influencias son claras y las reconoce: a veces te recuerda a los Furry Freak Brothers, de Gilbert Shelton (los cuales tienen un cameo en una de las historias). Otras te recuerda La Vida en el Limbo de Ahumada, en el suplemento clásico Histerietas, que La Jornada publicaba cada domingo en los años noventa. A veces tiene el mismo humor surrealista de Jis y en otras usa el recurso del collage.

Y tal vez este es el punto débil de este tomo: al ser una recopilación de las aventuras de El Marambo a través de los años (y en el que se nota cómo fue evolucionando el estilo de José Luis), puede ser un poco desesperante no encontrar sentido a las historias. Y esto es porque no lo tienen: no esperen una narración de principio a fin. El Marambo no es El Bulbo, que se enfrentan a villanos con un estilo de dibujo parejo en todas las páginas. A veces El Marambo se enfrenta a Godzilla, y otras más a compañías transnacionales como Monsanto.

 

Mi recomendación es que tomen este libro a sorbitos, como un mezcal, dependiendo de su estado de ánimo. Se trata de 120 páginas editadas por el FONCA (esa institución tan controvertida en estos días) que pueden encontrarse en algunas librerías especializadas como La Murciélaga o Global Cómics de la Ciudad de México, o en ferias donde comúnmente asiste el autor.

¿Sabremos más sobre el origen de este extraño ser? Todo indica que sí. El segundo volumen de Sensacional de El Marambo está por salir de la imprenta y se presentará en el segundo trimestre de 2020. Estén pendientes.

 

Otras reseñas de Guillermo Guerrero

+Los Románticos Pendejos

 

Author: Guillermo Guerrero

Ha sido de todo y sin medida. Desde productor de radio hasta doctor corazón en revistas para adolescentes.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.