El consultorio del Dr. Macana: Promethea

Por Luis Maggi

 

No siempre se reseña un título de manera positiva, y el día de hoy le tocó la guillotina a Promethea, creación de culto de Alan Moore, famoso por obras como Watchmen y V for Vendetta, entre otros. Aunque la premisa no es mala, ya que trata sobre una heroína que se mueve entre dos mundos: Tierra e imaginación, en esta ocasión el escritor excedió su imaginación hasta confines inutilizables, destruyendo lo que pudo ser una obra maestra.

 

En esta historia hay una protagonista de nombre Sophie, quien escribe una tesis sobre Promethea a través de los años y, en su búsqueda de fuentes fidedignas que robustezcan su tesis, contacta a la viuda de un escritor previo de este personaje mitológico, quien en su primer encuentro se comporta de forma misteriosa y termina echándola del departamento. A partir de ese momento, Sophie se ve envuelta en una serie de persecuciones y apariciones extrañas hasta que termina convirtiéndose en el cuerpo receptor de la deidad mitológica.

La historia cae en una serie de clichés donde sus predecesoras resurgen para adiestrarla, al tiempo que villanos sin sentido alguno (malos de malolandia) la acechan. La debilidad estructural es fuerte y evidente, la historia esta llena de personajes secundarios sin razón de ser, sin profundidad y sin motivaciones definidas. Si bien no son los únicos causantes, coadyuvan a que la historia en su conjunto se vuelva una odisea llena de tedio.

 

Mención aparte lleva la traducción, que utiliza un lenguaje por momentos fuerte y fuera de contexto para una publicación que no define totalmente si es familiar o restringido, ya que en otros momentos la historia y el diálogo se torna soso y se vuelve hasta deleznable, si es que la intención era hacerlo restringido. Sencillamente la traducción en la edición de SMASH no encuentra su ritmo ni las palabras adecuadas.

El arte a cargo de J.H. Williams no desencaja con la trama en esta oda a los excesos, atascando de escenas cada página e inundando de colores los paneles hasta el punto en que ya no se distingue bien y por añadidura no se disfruta la obra.

Definitivamente no la recomiendo, salvo que traigan un enorme excedente de liquidez o simplemente que tengan la misión de completar la colección de publicaciones de Alan Moore.

Author: Luis Maggi

Financiero por formación y doctor por adopción, divide su tiempo libre entre los deportes y la cultura pop de los 80 y 90. Coanfitrión del Podcast Comikaze desde octubre de 2018, comparte sus debrayes personales en materia de cómics y otros temas en la cuenta de Instagram @doctor_macana.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.