Darkwing Duck: El terror que aletea en la noche

Por Carlos R. Bernal

 

Darkwing Duck (o El Pato Darkwing, como lo conocimos en México) fue una serie animada que formó parte del bloque Disney Afternoon, que agrupó caricaturas como TaleSpin (Aventureros del aire), Rescue Rangers (Chip y Dale al rescate), Goof Troop (La Tropa Goofy) y DuckTales (Patoaventuras). Justo de esta última se desprendió Darkwing Duck.

Tad Stones, uno de los grandes creativos de Disney, fue comisionado para desarrollar Double-O-Duck, serie que tendría como protagonista a Launchpad McQuack (Joe McQuack) corriendo aventuras como agente secreto. Sin embargo, cual movimiento de contraespionaje, otro espía obstaculizaba este plan, ya que los derechos del título Double-0 pertenecían a la franquicia de James Bond.

Aunque el concepto base del agente secreto permaneció, se retrabajó y fue enriquecido con ideas provenientes de los pulps, los cómics y hasta de series como Twin Peaks. Así, el protagonista cambió su esmoquin blanco por un sombrero de ala ancha, una pistola de gas y una capa púrpura,   obteniendo una nueva apariencia  que recordaba fuertemente a The Shadow (incluso su identidad secreta, Drake Mallard, recuerda a Kent Allard, uno de los nombres que usaba el héroe pulp).  Este nuevo personaje no sólo se enfrentaría con espías, pues su galería se engrosó con señores del hampa y criminales con poderes. Finalmente había nacido Darkwing Duck, defensor de la ciudad de St. Canard.

 

Let’s get dangerous!

El primer par de capítulos de la serie narró el origen de Darkwing, quien de inicio es un justiciero a tiempo completo, el cual vive en una de las torres del puente de St. Canard, posee un fuerte sentido de la justicia y grandes habilidades físicas, pero también una torpeza y un ego gigante que lo hacen parecer un inútil; sin embargo, cuando se pone serio, demuestra ser un vigilante bastante eficaz.

El máximo deseo de Darkwing es tener un gran caso que lo vuelva famoso, y esta oportunidad llega cuando se entromete con Taurus Bulba, un poderoso criminal que roba un arma secreta del gobierno y después intenta secuestrar a Gosalyn, la nieta del difunto inventor del arma, pues cree que ella conoce cómo activarla. Ayudado por su más grande (y único) admirador, Launchpad McQuack, Darkwing logra detener a Taurus y salvar a Gosalyn, con quien se encariña tanto que decide asumir una identidad civil para adoptarla formalmente.

Con la premisa establecida, en el resto de los capítulos Darkwing se enfrenta a una galería de villanos digna del Hombre Murciélago, siendo los más recurrentes Megavolt, un roedor con poderes eléctricos; Bushroot, un pato planta, o Negaduck, su contraparte maligna de un universo alterno. Dichas aventuras se transmitieron a lo largo de 91 capítulos autoconclusivos y sin mucha relación aparente entre sí, de 1991 a 1992.

Pero Darkwing Duck también incursionó en el mundo del cómic gracias a una miniserie de cuatro números editada por Disney Comics, la cual adaptó el primer par de capítulos animados. Además, el pato vigilante contó con varias apariciones en la revista Disney Adventures, y formó parte de la historieta Disney Afternoon, publicada por Marvel Comics. Todas estas aventuras se editaron entre 1992 y 1996.

 

Hay que entrar (nuevamente) en acción

Pasada su época de gloria, el justiciero se refugió en las sombras; sin embargo, la nostalgia es una poderosa aliada. En 2009, Boom! Studios adquirió los derechos de varias licencias de Disney, incluyendo a Darkwing Duck, por lo que en 2010 el personaje vivió su relanzamiento por medio de un recopilado de antiguas aventuras y  una nueva miniserie con guion de Ian Brill y arte de James Silvani.

En esta historia, ha pasado un año desde la última aparición de Darkwing Duck. La presencia de los crimebots, robots diseñados para mantener el orden, ha sido tan eficiente que la existencia de un vigilante enmascarado es innecesaria. Drake Mallard se ha visto reducido a la vida simple de un trabajador anónimo de Quackwerks, compañía creadora de los crimebots,  que es prácticamente dueña de la ciudad. Más adelante, el lector se entera que la razón más poderosa para que Darkwing abandonara su identidad heroica fue que Negaduck se enteró de su identidad secreta, lo que puso a Gosalyn en serio peligro.

El detonante de la historia llega cuando los robots empiezan a castigar los pequeños crímenes como si fuesen ofensas mayores. Es entonces que la detención del mejor amigo de Gosalyn obliga a Drake Mallard a descolgar su capa e investigar su paradero. El descubrimiento de quién mueve realmente los hilos del emporio Quackwerks, a la par del regreso de los más importantes enemigos de Dawkwing, son las columnas principales de la trama de esta primera miniserie, la cual tuvo tal éxito que Boom! decidió volverla una serie continua que siguió publicándose hasta 2011, cuando el sello editorial perdió los derechos.

Durante los 18 números y el anual de esta colección, fuimos testigos del regreso de viejos antagonistas y aliados, así como la aparición de algunos nuevos, siempre tomando como base la serie original y logrando una coherencia y continuidad entre ambos productos. La serie concluyó con un crossover con el cómic de Ducktales, que dejó más o menos resueltas todas las tramas del título.

 

Joe Books, que en 2014 se hizo de los derechos de Darkwing Duck, anunció la salida de un ómnibus que recopilaría los cómics de Boom!, aunque esta edición estuvo rodeada de polémica, pues James Silvani declaró que Aaron Sparrow, editor de los tres primeros números, había sido la verdadera mente tras la miniserie, y que varios de sus conceptos fueron usados por Ian Brill en sus historias. Cuando Brill se enteró que Sparrow fue contratado para  reescribir el compilatorio, solicitó que su crédito fuera  removido.

Fue así que en  2015, con arte revisado y una trama ligeramente cambiada que ignoraba el último par de números de Boom!, salió a la venta Darkwing Duck: The Definitively Dangerous Edition, que dio pie a una nueva serie. Sin embargo, esta vez la suerte no acompañó al pato enmascarado, pues fue cancelada después de sólo ocho números.

Una nueva reimpresión de las aventuras de Boom!, esta vez en las páginas de Disney’s Afternoon Giant, de la editorial IDW, y la integración del personaje al reboot animado de DuckTales, hacen muy probable que en algún momento veamos  nuevamente en acción al terror que aletea en la noche.

 

Dato Comikaze

Dejando de lado los primeros dos capítulos de la serie, es posible reproducir en orden cronológico los episodios. Basta guiarse por el número de producción, en vez de la fecha de emisión.

 

Author: Carlos R. Bernal

“El Cacha” es fan del cine de luchadores y cree que todas las películas del Santo entran en una misma continuidad. Sus más grandes (y únicos) logros en esta vida han sido conocer a Peter Capaldi y estudiar seis  semestres de Finanzas en la San Marino, lo que presume constantemente en Twitter con el nickname de @el_cacha.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.