Daredevil: El Diablo Guardián

Por Juan Manuel Nevárez

 

En 1998, Marvel Comics lanzó una nueva línea de títulos llamada Marvel Knights, la cuál contaba historias de los personajes del Universo 616, pero en arcos cortos y autocontenidos que no llevaban una continuidad tan marcada como la de los títulos regulares de sus héroes.

 

El primer título que vio la luz en este nuevo sello fue Daredevil, que contaba con arte de Joe Quesada y Jimmy Palmiotti (quienes eran además los responsables de supervisar toda la línea Marvel Knights) y con guiones de un nuevo talento en la industria del cómic: Kevin Smith, quien entonces ya era un reconocido director de cine que también había trabajado como guionista de cine y televisión pero nunca había escrito cómics, aún a pesar de que siempre ha sido un friki declarado.

En una época en que el casi inexistente cine de superhéroes era visto en círculos hollywoodenses como el hijo tonto, Smith arriesgó la reputación ya obtenida para irse a escribir cuentitos, y fue bajo su dirección que surgió esta gran historia llamada Guardian Devil (Diablo Guardián).

Smith tomó al diablo de Hell’s Kitchen y lo sumió en una trama en que la religión católica (que como buen irlandés profesa Matt Murdock) tiene un papel importante y pone a Daredevil en medio de una guerra santa previa al fin de los tiempos, que empieza cuando una adolescente se presenta en el despacho de Murdock para entregarle a su hija recién nacida, la cual asegura es El Salvador de la humanidad a quien las huestes de Satanás buscan matar para asegurar su conquista sobre los seres humanos.

 

Daredevil se sumerge en un alucinante viaje que sacudirá sus creencias al mismo tiempo que personas importantes en su vida sufren desgracias propias: Foggy Nelson es acusado de homicidio y encarcelado, y Karen Page vuelve con Matt para darle una noticia desgarradora: está infectada de VIH. Murdock debe decidir el destino de la pequeña, pero sin importar la manera en que esto termine, seguro traerá dolor y tragedia a la vida de Matt, pues de otro modo fallaría como historia de Daredevil.

No revelaré quién es el villano de esta historia porque echaría a perder la trama, pero puedo decirles que es un enemigo que Murdock comparte con Spider-Man aunque no es quien seguro piensas, y sus motivos te dejarán pensando hasta dónde puede llegar alguien con tal de no irse de este mundo sin pena ni gloria.

La trama está muy ligada al trabajo de Frank Miller en Daredevil, sobre todo a la saga Born Again, y encaja perfectamente al lado de lo que éste hizo con el personaje, aunque es lo bastante independiente como para ser leída por cualquiera que no sea seguidor acérrimo del héroe. Kevin Smith cuenta una historia que hace muchos guiños al pasado de Daredevil y está llena de referencias no sólo de cómics, pues como era de esperarse al ser Smith una figura del mundo del cine, también las hay al séptimo arte, incluso con algún easter egg relacionado con el personaje.

Author: Juan Manuel Nevárez

Licenciado en Administración y Finanzas, es comunicólogo de clóset, apasionado de la literatura, la música, el cine y los cómics, los cuales ha coleccionado y leído por casi 40 años. Radica en Mazatlán, Sinaloa, donde ha colaborado con fanzines sobre arte y cultura como El Virus, además de haber ganado varios concursos de cuento y de canción inédita. También ha participado en grupos especializados como Mundo Geek, donde funge como moderador, además de participar en los videos de YouTube del mismo proyecto.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.