Comiclásicos: Daredevil-Yellow

Por Miguel Ángel Cortés

 

Cuando uno comienza con el cómic de superhéroes, se da cuenta que, al menos en La Casa de las Ideas, es decir Marvel, los personajes insignia llevan un adjetivo junto al nombre. “Sorprendente”, “Increíble”, “Asombroso”, aquello enuncia desde entonces que el personaje en cuestión tiene o es  algo distinto a los demás.

 

 

Daredevil me agrada por que rompe esta regla. Sumado a su nombre no viene una palabra si no una frase. Porque, si bien este sujeto enfundando en rojo escarlata y con un par de cuernitos en la capucha también tiene poderes más allá del humano común y corriente; lo que se anuncia cuando se ve su nombre es que carece de algo. Este tipo no tiene miedo.

El alter ego del abogado invidente Matt Murdock es un personaje de periferia en el universo Marvel. Ha tenido muy buenos momentos, y en los últimos años siempre anda por ahí en los eventos que cambian para siempre el universo tal y como lo conocemos. Su mitología fue expandida y potenciada por Frank Miller, que le dio paso a la madurez que muchos héroes tuvieron en la década de los 80 y años posteriores. Pero hoy nos atañe una historia un poco más ligera en tono pero que también aporta y engrandece la silueta del demonio de Hell’s Kitchen. Daredevil: Yellow.

 

Esta serie de seis números fue la primera de cuatro que el dúo de Jeph Loeb y Tim Sale creó para Marvel luego de un fructífero paso por DC, donde se dieron el lujo de crear historias de la talla de Batman: The Long Halloween. Acá realizaron estudios de personaje basados en un color y desarrollaron un concepto con el significado del mismo. Un hilo conductor que lleva al héroe a una introspección, un viaje interno, a veces tortuoso o amargo, pero de crecimiento.

Además en cada caso, el color es uno de los que portan o portaron los personajes en algún momento de su historia ya sea en su uniforme o piel. Así tuvimos Daredevil: Amarillo, Spiderman: Azul, Hulk: Gris y Capitán América: Blanco. Estas series fueron publicadas por SMASH (Editorial Televisa), pero lo curioso es que solo Amarillo se publicó en un tomo recopilatorio y, si no me equivoco, fue la última en lanzarse en México bajo el sello Best sellers, mientras que las demás se publicaron en formato individual en Marvel semanal.

Amarillo. El color del miedo. Pero también el color que, junto con el rojo escarlata, portaba Battling Jack Murdock en su bata de boxeo. Prenda que heredó a su hijo la última noche que estuvieron juntos y la cual, años después, Matt transformó en su primer atuendo como superhéroe. La figura del padre de Matt Murdock tiene peso en la historia. No es como el tío Ben o Thomas Wayne que, si bien son importantes para sus respectivos héroes, no hay tanto más allá del amor y la culpa como motivaciones para salir en mallas en pos de su memoria.

 

En cambio, Jack Murdock es un boxeador que nunca figuró alto pero que aun en su madurez sigue subiendo al ring a fin de conseguir los ingresos que le permitan asegurar para Matt una carrera y una vida mejor que la de “un perro” como Battling Jack.

De ahí es de donde viene una de las máximas que Matt hereda y utiliza prácticamente como un mantra: La medida de un hombre no está en como lo mandan a la lona… está en cómo se levanta.

La otra mitad del peso es la figura de Karen Page. Uno de los intereses amorosos más famosos de Matt, a quien comienza a escribir una carta, pues se siente perdido y temeroso. Foggy, su compañero y amigo más leal, le sugiere el ejercicio: escribir una misiva a Karen contándole todo, desahogarse y, tal vez, en el proceso reencontrar a aquel hombre sin miedo. Y de ahí parte el asunto. Recordar los años en los que Matt era solo Matt, cursaba la universidad, y aprovechaba sus dones solo para hacer la vida ligera.

Salto a ser egresados y comenzar con un pequeño despacho para recibir a sus nada pequeños primeros clientes: Los Cuatro Fantásticos. Y en ese tiempo, darse el lujo de contratar a una secretaria. Ahí entra Karen. Los recuerdos de Daredevil tienen un tinte de filme romántico, un aire de silliness por momentos. Es pues, un pasado donde todo fue sencillo y lo imposible no existió jamás.

 

 

Los lápices de Tim Sale y los colores de Matt Hollingsworth crean una atmósfera realmente de recuerdo. Ayuda el hecho de que sus trazos se sitúan justo en medio de la acción cartoon y el dibujo anatomicamente correcto. Es un guiño a los cómics de antaño, a las historias en apariencia sencillas pero que fueron sembrando y nutriendo las raíces de personaje en cuestión. A veces Sale exagera con la boca del personaje. Supongo que al no poder darle expresividad a través de los ojos, la boca es la opción restante. En sus momentos más cool y chill, vemos a Daredevil/Matt y no podemos distinguir si está trompudo o muere por robarle un beso a la chica.

El miedo de Matt es a los errores cometidos, a aquellas tragedias que quizá pudo evitar, a la culpa. Pero tras la revisión de los sucesos y momentos, él mismo se dice que no cambiaría por nada lo vivido. Todo ha sido aprendizaje.

Una lectura ligera, ágil y breve. Seis números compilados. Loeb y Sale logran prensar al personaje para extraer ese néctar, esas gotitas del sabor más puro de lo que es y quién es Daredevil. Ya seas un neofito de los héroes enmascarados o un entrado añejo y puritano, ésta es una historia que no tiene falla. Quizá después de leerla uno mismo sienta ganas de escribirle a alguien de nuestro pasado para ver cómo hemos cambiado y cuáles son las cosas que nos hacen ser nosotros mismos.

Author: Miguel Ángel Cortés

Periodista por formación y ñoño por convicción, disfruta por igual la comida y las nuevas historias, pero un poquito más malcontarlas para intentar antojárselas a cualquier persona desprevenida que cometa el error de escucharlo. Vierte reseñas informales sobre sus lecturas en Instagram, bajo la cuenta @elmikemikemike y sueña fervorosamente con vivir haciendo algo que remotamente le acerque al mundo del cómic, el cine y la cultura pop en general. Lleva una vida nerd de provincia en la ciudad de Morelia, acompañado de su generala María, su gato Iago y hartos cómics.

Share This Post On

Trackbacks/Pingbacks

  1. Captain America: White o La culpa de sobrevivir | Comikaze - […] +Comiclásicos/ Daredevil: Yellow […]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.