Comiclásicos: 300 (1998)

Por José Antonio Ritocaster Arzate

 

¿Cuál es la verdadera historia de aquella famosa batalla en las Termópilas? ¿Eran los espartanos “los buenos”? Muchos de nosotros nos acercamos por primera vez al tema gracias a la famosa película de Zack Snyder; sin embargo, hoy podemos documentarnos ampliamente de la vera historia de lo ocurrido en aquel tiempo, las intenciones reales de los persas y sobre todo, de quiénes y cómo eran los trescientos guerreros que pelearon junto al rey Leónidas.

Pero hoy nos toca hablar de la adaptación de esta historia a manos de Frank Miller y Lynn Varley, publicada como miniserie en 1998 por Dark Horse Comics y como novela gráfica en 2014 por Kamite para el mercado mexicano. En 300, Miller nos presentó la travesía del rey Leónidas I y su ejército de espartanos (auxiliados por un grupo de arcadianos) contra los persas, quienes buscaban conquistar parte de la península griega para extender su territorio. Leónidas es mostrado como un guerrero nato dispuesto a defender Esparta de cualquiera que pretenda decirle cómo y hacia dónde debe moverse su pueblo, y para ello ha entrenado un ejército que lo apoya ciegamente y que comparte con él su visión de hacer de Esparta el bastión más poderoso de Grecia.

Gracias a su dibujo, que sigue determinados patrones (las lanzas, el cabello, y los rayos que caen, entre otras líneas visuales que hacen disfrutar mucho de los detalles), la historia tiene un sistema de lectura muy interesante, en contraste con la oscuridad de las escenas que llenan de dramatismo la narración. En el mejor estilo de las tragedias griegas, con sus intrigas, engaños y personajes variopintos, la historia de 300 es contada a manera de relato oral, como aquellas historias de fogata que animaban a los guerreros para inspirarlos a seguir, teniendo como ejemplo a héroes que daban la vida en batalla sin perder nunca el sentido de su lucha.

Lo que me parece más interesante de esta obra es la forma en que Miller rediseñó a los personajes para dotarlos de características físicas que los vuelven más atractivos, como las diferentes fuerzas persas, en las que son muy distinguibles los arqueros, los guardias y los mensajeros. Mención especial merece el emperador persa Jerjes I, representado como un hombre ataviado de oro que se considera a sí mismo al nivel de un dios que busca emancipar el continente para conquistar el mundo poco a poco. Por otra parte, los ancianos, las niñas “oráculo” y los hombres deformes se muestran con tal fuerza en el cómic que es imposible que pasen desapercibidos, lo que se corona de forma muy especial en la adaptación fílmica.

Además de coordinar las fuerzas espartanas, Dilios, uno de los capitanes del ejército, tuvo la misión de narrar las batallas y llevar sus historias a todos los rincones de Grecia, difundiendo las acciones del rey Leónidas y sus trescientos hombres, quienes defendieron hasta el fin el honor de Esparta. Que esta se trate de una historia documentada y basada en hechos reales, es otro cuento.

Author: José Antonio Arzate

Ritocaster, nacido en 1980 en Cortazar, Guanajuato, es diseñador gráfico, docente y amante de los cómics, los monitos y los dibujos. Ha participado en un par de proyectos editoriales haciendo ilustración infantil y espera muy pronto poder editar un compilado de cuentos ilustrados de su autoría para niños. Mientras, sigue trabajando en un webcomic de humor negro que espera presentar muy pronto.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.